Vive, viaja pero sobre todo EXPLORA

 

Quién se siente identificado o identificada al recordar la alegría de infancia cuando nuestros padres nos decían: «Nos vamos de paseo!!» Nuestro corazón latiendo a la velocidad  de aquel vehículo que se conducía hacia un nuevo destino.

Hermosos recuerdos invaden aquellos tiernos años de infancia!

Pero ese sueño de conocer destinos cada vez mas lejanos, paisajes nunca antes vistos, bellezas arquitectónicas que la mano humana ha creado y el ingenio del hombre a través de los años nos ha dejado un legado maravilloso. Ese sueño sigue vivo bajo un entusiasmo de infancia con un toque de anhelo por experiencias nuevas y significativas que nos hace disfrutar de la vida tal cual somos.

El deseo de exploración de experimentar cosas nuevas, de sentir un pedacito de miedo ante lo nuevo por conocer, pero el deseo de indagar y después ser parte de la galería de una nueva conquista. Ese deseo de ver mas allá de lo que nuestros pies nos puedan conducir, nuestros pasos no son lo suficientemente rápidos para ir tras lo desconocido.

Pero el viajar va mas allá de conocer nuevas culturas, caminar por suelos extranjeros, de sentir el delicioso sabor de otros platillos; es sentirse vivo, es recorrer el mundo con una sonrisa de satisfacción sintiendo el aire fresco por nuestro rostro, es ver cada detalle al caminar, descubrir cosas inigualables.

Explorar es bajarse del transporte cotidiano, de la rutina y con cada paso por dar, ver, admirar la belleza de la naturaleza a nuestro al rededor; la combinación de colores de una mariposa, un atardecer en cualquier destino, sentir la frescura de la lluvia. Ir tras experiencias ante lo desconocido, caminar sin planificar, solo lanzarse ante lo inesperado, y ver que en cada esquina hay una nueva experiencia por conocer.

Hace unos días atrás, con la inquietud de salir de la cotidianidad de la vida, trabajo, estudio; salimos con unos primos a explorar, un viaje sin planificar. Fuimos invitados por un amigo de ellos a una hermosa playa de Guatemala en la época de verano, queríamos disfrutar de la arena, las olas, ver un hermoso atardecer. Y sobre todo, explorar. El día de la llegada, la sorpresa fue tan grande al suponer que no disponíamos de un espacio donde quedarnos, los hoteles estaban saturados, nos encontrábamos en una dura situación al saber si podríamos estar en un lugar tranquilo donde pasar la noche. Los amigos del primo, al que llamaremos Luis, nos comentó que nos darían un espacio donde poder estar. Compartimos con la familia deliciosa comida y sobre todo nos sentimos como viejos amigos, en medio de risas, y experiencias contadas por los integrantes de ella. Al día siguiente, nos dispusimos a levantarnos muy de madrugada para ver el tan esperado amanecer. Luego y ante lo desconocido, comenzamos la expedición por todo el lugar. Remamos un poco por el río, recorrimos el mar, nadamos, compartimos deliciosa comida y en medio de la naturaleza pudimos sentir la paz que tanto anhelábamos. Hicimos nuevos amigos.

El detalle no está en viajar por conocer, sino viajar por explorar.

No hay nada mejor. Viaja, vive, sueña, y sobre todo, EXPLORA las maravillas de la vida, Viajar es sentirse vivo. Es dejar la preocupación atrás. invertir en vivir, invertir en ir a donde los pies conduzcan tras un nuevo sueño.

Es un gusto para mí, poderte acompañar a través de tus experiencias como un viajero explorador. Que en este blog EL DESTINO VIAJERO podrás encontrar una comunidad viajeros como tú que desean compartir sus experiencias y consejos en cada uno de tus viajes, también podrás encontrar ofertas de viajes y expediciones a nuevos destinos.

No olvides colocar tu comentario, fotos y experiencias y Bienvenido a tu nueva página de viajes.

Una experiencia contada por los mismos lectores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *